30 marzo 2015

LINCHAMIENTOS VIRTUALES

Alicia Ann Lynch, una joven estadounidense de 22 años, colgó en Twitter una fotografía en donde aparecía disfrazada para una fiesta de Halloween. El disfraz era una simpleza que tendría insondables consecuencias; aparecía en chándal, con la cara y los miembros embadurnados de pintura roja, como si hubiera sangrado profusamente, y un título que muy pronto le granjearía un linchamiento en las redes sociales: “Víctima del maratón de Boston”. El referente de aquel gracejo era la bomba que, en abril de 2013, interrumpió violentamente aquella famosa carrera, causando tres muertos, 282 personas heridas y la huella indeleble de un atentado terrorista en la ciudad. La inconsciencia y el mal gusto de Lynch y la torpeza que entrañaba publicar esa fotografía dispararon el morbo de sus escasos seguidores en Twitter y los retuits de estos consiguieron que en unas horas la joven recibiera miles de insultos y mensajes de una dureza que no admitía ninguna réplica, como este que le envío una víctima del trágico maratón: “Deberías estar avergonzada. Mi madre perdió las dos piernas y yo casi muero”.
El linchamiento virtual pronto ganó consistencia real y la joven tuvo que recluirse en su casa, y unos días más tarde el jefe de la oficina en la que trabajaba, abrumado por la presión de las redes sociales, la despidió. Disfrazarse así no tiene ninguna gracia y publicar la fotografía constituye un gesto deleznable, pero ¿qué hubiera pasado con Alicia Ann Lynch si hubiera hecho la misma broma, con la misma foto, en 1970, antes de la Red? La foto la habrían visto solo sus amigos y su jefe difícilmente la hubiera despedido por esa broma de mal gusto pero de alcance exclusivamente doméstico. El caso es interesante porque evidencia cómo las redes sociales magnifican episodios que, sin esa difusión masiva, hubieran sido mucho menos importantes.
Por Jordi Soler

“La cadena perpetua es cruel e inhumana”

El pasado mes de febrero, el Congreso de los Diputados aprobó un nuevo proyecto de reforma del Código Penal, introduciendo la pena de prisión permanente revisable para los delitos de terrorismo, magnicidio, asesinato de menores o discapacitados, y en aquellos producidos tras una agresión sexual.
Su ejecución, de mantenerse el texto inicial del proyecto legislativo, consistirá en que el penado habrá de cumplir una pena privativa de libertad mínima de entre 25 y 35 años, revisándose después su puesta en libertad si concurrieran una serie de requisitos.
Justicia y Paz, una de las instituciones que más ha alzado la voz en contra de esta reforma del Código Penal a través comunicados, actos públicos y jornadas de debate, considera que “por principios, se trata de una pena cruel, inhumana, degradante, innecesaria, inconstitucional y, en consecuencia, inmoral”, según Eduard Ibáñez, director de Justicia y Paz Cataluña. “Supone renunciar a la reinserción, al privar a una persona de libertad para siempre”.
Por María Pérez

Santa Teresa, entre pasión y razón

Corrían tiempos en que aún había eruditos y médicos que se preguntaban si la mujer era “un ser humano”, cuando Teresa de Ávila, con tanta pasión como claridad intelectual emprendió la reforma del Carmelo. La niña que a los siete años intentó partir a tierras de moros con su hermano Rodrigo para sufrir martirio, demostró el mismo ímpetu cuando tras ingresar en la orden, de tanta oración y penitencia, cayó enferma, entró en coma profundo y estuvo amortajada y en sepultura abierta tres días enteros, y luego tres años sin poder andar. Pero una vez recuperada, sin desterrar el entusiasmo, desarrolló su contrapeso: la visión objetiva.
Estos dos aspectos, pasión y razón, unidos a una honradez orientada hacia la verdad, son los puntales en que se apoyaron su personalidad, sus actos y sus escritos. Así, dentro del Carmelo, fue despojando situaciones e ideas de falsos ropajes para que algunas cosas quedaran en su sitio; desenmascaró costumbres engañosas y se atrevió a escribir y comentar textos que podían poner en peligro su persona (la Inquisición estaba al acecho). Todo ello hace que sus obras estén vivas y nos transmitan a la vez su fuerte carácter y el pulso de la época.
Por Clara Janes

PERLA ESCONDIDA EN LA CARTA Nº 269

Carta nº 269      Diciembre 1903
“No sé lo que me pasa ni lo que hago; sea Dios bendito por todo”

            Ayer dimos el pistoletazo de salida de una semana intensa. Y lo hicimos con un tiempo atmosférico magnífico. El Domingo de Ramos es un día para celebrar el inicio de una fiesta que dura una semana en la que se va de menos a más hasta llegar al domingo más importante del año: la resurrección.

            En contra de lo que me aconseja el sentido común voy a meterme en un berenjenal difícil, pero necesario. ¿Para qué sirven las procesiones si no tiene una proyección en la vida según el Evangelio? Ya está hecho el lío que muchos quieren evitar y que otros dejan pasar.

            Empiezo diciendo que no tengo la respuesta. Aclaro que no entro en juicios sobre personas o actitudes.

            Creo que todo lo que acerque a Dios es bueno. La herramienta es lo menos importante. La naturaleza acerca a Dios. Y las procesiones también.

            No sé lo que pasa, no sé lo que es mejor, pero ante todo, el respeto a los actos vividos y sentidos. Sólo me queda decir que Dios sea bendito por todo. Pero lo que sí me molesta son esos comentarios críticos y que vengan de personas que no se mojan en nada y que no proponen nada para mejorar nada. Hablo de comentarios de gente que se autoproclama “de Iglesia”. No de gente que va en contra.

            Vivir y sentir son dos verbos que cuando van juntos en la vida de una persona son una pasada. Cuanto más se separan pierden fuerza.  Si por dentro voy lleno y así lo vivo, pues olé. Si por dentro voy lleno y no vivo por las razones que sean, simplemente me queda un poco de camino que recorrer.


            Y concluyo: vivamos esta Semana Santa según necesitemos y que Dios haga el resto. Pero siempre debemos recordar el final de esta historia que no acaba en muerte sino en VIDA. Y que somos hermanos de quien dio su vida por nosotros y venció a la muerte. Esa es una buena “Hermandad”. A esa me apunto.


El NUEVO MODELO PEDAGÓGICO de Jesuïtes Educació

Jesuïtes Educació, red que agrupa a los colegios de la Compañía de Jesús en Cataluña, ha iniciado este curso la implantación de un nuevo modelo pedagógico que quiere responder a los retos del mundo educativo en el momento actual. Este proceso de renovación pedagógica, se ha estado preparando a lo largo de 5 años con un trabajo de reflexión y participación. Este curso se ha comenzado a poner en práctica en el nivel de Educación Infantil en cuatro centros de la red; y en 5º de primaria y 1º de ESO en tres centros.
El nuevo modelo implica un cambio en el proceso de enseñanza y aprendizaje de acuerdo con los cambios sociales y tecnológicos que se han producido en los últimos años. Se traduce en una nueva organización del espacio, el profesorado, la distribución de los tiempo y la manera de evaluar. El director adjunto de Jesuïtes Educació, Josep Menéndez, explicó que todos estos cambios tienen un fundamento pedagógico profundo y detalló algunas de las características principales de esta nueva forma de funcionamiento.

29 marzo 2015

FALLECE el jesuita JOSÉ MARÍA MARTÍN PATINO



Este domingo ha fallecido el P. José María Martín Patino SJ, un día antes de cumplir los 90 años de edad, con 72 años de jesuita y 54 de sacerdote. La misa exequial será mañana lunes 30 de marzo a las 10:30h en la parroquia San Francisco de Borja (Maldonado, 1) de Madrid.
José María Martín Patino nació el 30 de marzo de 1925 en Lumbrales (Salamanca). Entra en la Compañía de Jesús el 9 de septiembre de 1942. Es ordenado sacerdote el 31 de julio de 1957 en Frankfurt (Alemania). Hace los últimos votos en la Compañía el 15 de agosto de 1960, en Salamanca.
Licenciado en Filosofía Eclesiástica por la Universidad Pontificia Comillas, en Filosofía Clásica por la Universidad de Salamanca y en Teología por la Sant Georgen de Frankfurt, se doctoró en esta materia por la Universidad Gregoriana de Roma. Ha sido durante muchos años profesor de Teología de la Universidad Pontificia de Comillas.
Es conocido por su destacado papel durante la transición española. Fue secretario del cardenal Vicente Enrique y Tarancón. Fue también director del Secretariado Nacional de la Liturgia, consultor de la Sagrada Congregación para el Culto Divino y provicario general de la Archidiócesis de Madrid-Alcalá.
En 1985 creó la Fundación Encuentro, de la que era hasta ahora su presidente, con la finalidad de estudiar desde diferentes ángulos los problemas de la sociedad española y promover el diálogo para su resolución. Esta fundación publica un informe anual de la realidad social de España desde 1993.
Ha sido galardonado con numerosos premios y reconocimientos como "Figura Religiosa del Año" según el Diario Pueblo, el Premio Ondas en 1978, Premio Fernando Abril Martorell, Premio Fundetec, o el Premio Blanquerna entre otos. Está en posesión de la Creu de Sant Jordi.
En 2010 recibió el Premio Castilla y León de los Valores Humanos en reconocimiento a su "dilatada trayectoria a favor del fomento del diálogo y la tolerancia, por su contribución y entrega en el desarrollo de los valores democráticos y su compromiso en el necesario entendimiento entre los sectores sociales".
Martín Patino también fue asesor del director general de RTVE, colaboró durante años con La Gaceta Ilustrada, El País y ABC y dirigió la revista jesuita Sal Terrae.
Por Prensa Jesuitas

¿QUÉ QUEDA?

Encuentro Diocesano de jóvenes en el colegio Santa María de Elche.

Ayer sábado 28 de marzo un grupo de jóvenes de la diócesis, de distintas parroquias y pueblos se reunieron en el colegio. Este encuentro coincide con la celebración del quinto centenario de Santa Teresa y por ello el lema que presidió el encuentro de jóvenes fue “ En tiempos recios, amigos fuertes de Dios”.

IMG_9900

El Sr Obispo, D Jesús, les dirigió unas palabras animándolos a hacer realidad la frase de Santa Teresa ser “amigos fuertes de Dios”. Después de una convivencia de toda la mañana en la que se realizaron distintas actividades, todos los jóvenes celebraron juntos, en la Basílica de Santa María, la Eucaristía.

IMG_9901 IMG_9891
IMG_9899

PARA QUÉ



Qué puedo deciros en este Domingo de Ramos.
Se me ha explicado de muchas maneras qué es lo que en este día recordamos, pero continúo preguntándome para qué lo recordamos.
Para qué, si los pobres continuarán rebelándose contra Dios en las fronteras.
Para qué, si los opresores continuarán presumiendo de la aprobación de Dios en ritos de engañosa religiosidad.
Para qué, si el bienestar de unos pocos se logrará siempre a costa del sufrimiento de muchos.
Para qué, si una depresión puede ausentar a un hombre de su humanidad y transformarlo en un asesino.
Para qué...
Hoy caminaré detrás de Jesús el Nazareno, para que no me pueda la desesperanza, para ver a dónde lleva su camino de pobre, su personal viacrucis, su libertad de hijo. Hoy caminaré con Jesús porque necesito ver, porque necesito resucitar, porque necesito saber que el futuro es de las víctimas y del amor, porque necesito confirmar que el futuro es de Dios y de los pobres. Hoy caminaré con Jesús, porque Jesús es todo lo que puedo soñar.
Feliz domingo. Feliz camino con Jesús hacia la Pascua.

Por Mons. Santiago Agrelo OFM
Arzobispo de Tánger

Niña siria se “rinde” ante cámara al pensar que fotógrafo le apuntaba con un arma

La imagen de una menor que se rinde ante una cámara fotográfica, porque pensó que se trataba de un arma lo que la apuntaba, ha dado la vuelta al mundo, tras cinco años de violencia en Siria.
El fotoperiosta que captó la imagen, sólo buscaba retratar la realidad de los niños, sin imaginar que la menor pensaría que la estaban apuntando con un arma.
La fotografía puede ser un ejemplo de una niñez que quedará marcada de por vida por la violencia que rodea la guerra. Niños que ni siquiera han alcanzado los cinco años y ya conocen el lenguaje de las armas porque es su diario vivir.
La pequeñita de la imagen levantó sus brazos en señal de que se rendía al ver al fotoreportero que le tomó la foto. Confundió la cámara con un fusil. Ésta es una de las caras de la infancia siria.
Unicef calcula que alrededor de 14 millones de niños están siento afectados por el conflicto sirio.
Foto de @NadiaAbuShaban

DOMINGO de RAMOS


Un salmantino convive con los 'afortunados' niños de Sierra Leona que han superado el ébola

Cuando en España nos debatimos si estamos saliendo o no de la crisis, si el diseño urbanístico de esta plaza o aquella calle es deficiente, si nuestro sistema de salud es mejorable, si la ratio profesor/alumno es excesiva o a quien debemos votar para alcanzar el paraíso terrenal, en amplias zonas del mundo luchan simplemente por sobrevivir y agradecen las escasas ayudas que organizaciones no gubernamentales les acercan para comer, ir a la escuela o beber agua potable. 
El colaborador de SALAMANCArtv AL DÍA y miembro del equipo de Comunicación de Misiones Salesianas, el salmantino Alberto López se encuentra esta Semana Santa y durante el mes de abril en el corazón de Sierra Leona, en medio de niños que han superado o esquivado el ébola.  
López recorre varias zonas con presencia de misioneros y cooperantes salesianos. Hoy se encuentra en el poblado de Kambrabai, "en medio de ningún sitio y a más de 20 kilómetros del pueblo más cercano por caminos insufribles, el ébola ha matado a 82 personas de las 270 que formaban la comunidad. Muchos niños, huérfanos, le sonríen a la vida porque han superado la enfermedad tras estar acogidos por los misioneros salesianos".

Entrevista de la Agencia EFE cardenal Blázquez, presidente de la CEE y arzobispo de Valladolid

PREGUNTA: El pasado 12 de marzo se cumplió un año de su nombramiento como presidente de la CEE ¿Qué balance hace de estos meses?
RESPUESTA: Es un balance de agradecimiento a los compañeros obispos que, en una proporción alta, quisieron que presidiera de nuevo la CEE. Me puse a su disposición teniendo en cuenta cuál es la misión del presidente de la CEE, que no tiene autoridad sobre ningún obispo ni tampoco sobre las diócesis.
Desde el punto de vista de los trabajos de la CEE, en buena medida han venido determinados por convocatorias que el papa ha hecho a la Iglesia Universal, como las dos asambleas del Sínodo de los Obispos sobre el matrimonio y la familia.
Un punto importante en la próxima Asamblea será el documento “El servicio de la Iglesia a los Pobres”. En medio de las crisis que venimos arrastrando de orden laboral y económico… si una persona no puede llevar el pan de cada día a su familia, se siente humillado. Somos conscientes de todo esto y, si Dios quiere, aprobaremos este documento en la Plenaria del mes de abril.

P: El papa Francisco ha traído nuevos aires. ¿Se trata de una cuestión de comunicación o supone un cambio para la Iglesia?
R: Seguramente las dos cosas. Hay un estilo nuevo y también unos subrayados nuevos, evidentemente sin rupturas. Pretender encontrar fisuras entre el pontificado del papa emérito y el pontificado actual sería una empresa desesperada, no tendría éxito, pero ciertamente hay un estilo, por ejemplo de comunicación.
Es un excelente comunicador, también en la forma de acercarse a las personas y diariamente nos está dando pruebas.
Yo tengo un recuerdo muy vivo del principio de su pontificado, del gesto que tuvo un miércoles en Audiencia General. Habían acercado a una de las vallas por las que iba a pasar el papa-móvil a un señor, ya entrado en años, que tenía una enfermedad de la piel que le había desfigurado el rostro y, cuando el papa lo vio, se bajó del coche, se acercó a él y le dio un abrazo. Yo no había visto una versión en los últimos tiempos tan elocuente del abrazo de san Francisco de Asís al leproso y este tipo de gestos los tiene muchas veces y creo que esto también es una novedad.
Sigue leyendo en Revista Ecclesia

'Mis 42 años disfrazada de hombre para que a mi hija no le faltara el pan'

Me llamo Sisa Abu Dauh. Nací en 1950 en Al Aqaltah, un pequeño poblado de felahin (campesinos), a unos kilómetros del Luxor de los templos y tumbas de faraones que visitan los forasteros. Yo, en cambio, nunca salí de mi aldea. No fui a la escuela. No sé leer ni escribir. Era apenas una muchacha cuando me casé con un señor de Qena [ciudad y capital de una provincia del Alto Egipto, a 50 kilómetros al norte de Luxor]. No recuerdo bien la edad que tenía entonces, pero no más de 20 años. Enviudé poco después. Mi marido murió en el sexto mes de mi primer y único embarazo. Lo pensé y tomé una decisión: si nacía varón se lo entregaría a la familia paterna. En el caso de que el bebé resultara ser hembra, me haría cargo de su cuidado y educación. Lo tenía claro: le dedicaría mi vida. Y di a luz a una niña. La llamé Hoda y a partir de entonces juré que jamás le faltaría un pedazo de pan que llevarse a la boca.
Por Francisco Carrión

COMIENZA la SEMANA SANTA