25 julio 2014

Ira

IraMal humor lo tenemos todos, incluso quien tiene un carácter afable y casi siempre sonríe. Ratos en que se te cruza el cable, o andas molesto por algo, o las circunstancias que sean te tienen sombrío. No se trata de que uno tenga que estar abonado a la quietud –por muy bienaventurados que sean los mansos. Pero sí se trata de no llegar a esas situaciones en las que el mal humor te domina y te lleva a donde no quieres. Porque de esto se trata con la ira, de preguntarse si uno está en control, o si una emoción -en concreto el enfado- se vuelve tan intensa que no eres capaz de controlarte. Y conviertes la irritación en agresión a los otros, al mundo, a los objetos, a lo que se te ponga por delante.

El problema de la ira es que convierte al que está airado en un bruto, un energúmeno que, poseído por su enfado, rabia o indignación por lo que sea, se salta los límites básicos y agrede al prójimo. Puede ser más zafio, y la agresión es incluso física, o más sutil, y la ira te lleva a decir lo que se clava en el otro como un puñal hiriente. La ira solo deja detrás tierra devastada.
Sigue leyendo en PastoralSj

Mente-paracaídas

"La mente es como un paracaídas que sólo funciona cuando está abierto". 
No sé si efectivamente esta afirmación pertenece a Einstein, como se acostumbra a repetir, lo que sí sé es que encierra una buena verdad.
Es que solamente una mente abierta puede captar toda la riqueza de la vida, puede ampliar conocimientos, en diálogo con los que difieren, es capaz de encontrar opciones alternativas, comparte, busca...
Si la mente abierta es conveniente y recomendable para toda persona, mucho más para aquellos que han de hecho de la educación la profesión de su vida.
Nuestro siglo, recién estrenado, se caracteriza, entre otras cosas, por la globalidad, por haber hecho posible que se aprenda a muchos kilómetros de distancia, por poder aprender de muchas instituciones que no se reducen a las escuelas, por disponer de una gran cantidad de medios.
Educar a quienes aprenden hoy para mañana, exige mentes muy abiertas, de lo contrario sólo se verán peligros donde hay oportunidades, puertas cerradas donde se abren espacios muy vastos, miedos donde hay proyectos.  
Vía Think1.tv

24 julio 2014

Espíritu de... humor

Espíritu de... humor
Si lo pruebas te cambia la vida. El lugar donde seguro habita Dios. El mejor regalo. Produce contagio y atracción. El síntoma evidente de una vida sanada. Lo que tiñe de confianza y seguridad a todo el que está alrededor. La opción para que los demás respiren, descansen. Abre brechas que acercan a Jesucristo. Requisito imprescindible es que ensanche horizontes, que sea compartido con otros y que, en ocasiones, te lo apliques a ti mismo. Acompaña a toda persona abierta que afronta el futuro con espaldas anchas donde caben otros. El termómetro del tiempo entregado, de un precio que se paga consciente, de una cruz bien llevada y que puede liberar a muchos. El lenguaje de la novedad, la oferta irrenunciable y, quizás, el desafío más necesario: recordar al mundo que Padre se dice sonriendo, que Hijo se pronuncia riendo y que es el rastro indiscutible de un Espíritu que sólo puede ser Santo.


Íñigo H. Alcaraz, sj vía PastoralSj

MARIA INEZ FURTADO, YA EN SANTIAGO DE LOS CABALLEROS

Maria Inez Furtado, Superiora General de las Hijas de Jesús llegó a República Dominicana el pasado martes 22 para encontrarse con todas las Hermanas de esta región los días 25, 26 y 27, en el Politécnico, en Santiago de los Caballeros. Su presencia entre nosotras es un verdadero paso del Señor por nuestras vidas y deseamos que nuestra Congregación que peregrina en el Caribe camine con entusiasmo para buscar siempre el bien de los prójimos.

 

VISITA de SONIA MARIA al NUEVO NOVICIADO INTERNACIONAL, en CÓRDOBA (Argentina)

 
 


Otro pensamiento...

Bastaría reflexionar sobre algunas de nuestras actuaciones para descubrir que son fruto de un pensamiento repetitivo, de un pensamiento que E. De Bono califica de "vertical", para darnos cuenta de que obedecen a esquemas idénticos y no nos dejan del todo satisfechos. Queríamos algo diferente y no lo conseguimos. Y lo mismo nos ocurre al ver hechos de nuestro entorno. ¡Cuántas veces hemos escuchado la única razón: "Siempre se ha hecho así"!
Al pensar en ello no puedo menos que recordar la afirmación de Einstein "Si quieres resultados diferentes, no repitas siempre lo mismo" a la que añadiría "ni de la misma manera". La actuación depende del pensamiento y sabemos que hay que aprender a pensar, pero creo que además es urgente que aprendamos a tener distintas alternativas en nuestro pensamiento, a pensar diferente, a desarrollar lo que Edward De Bono expone en su libro "El Pensamiento lateral" (1991)
¿Ventajas? Muchas. De entrada ofrece puntos de vista diferentes y favorece la creatividad. El pensamiento lateral es flexible, no descarta ninguna posibilidad, sino que trata de analizarlas todas, busca diferentes alternativas, no se aferra a lo ya conocido y previsto, explora nuevas oportunidades, por raras que parezcan en principio y no rechaza la novedad, aun cuando resulte incómoda o extraña.
El pensamiento lateral no es innato, se aprende. Para ello es importante ofrecer a los niños, en casa y en el Colegio, muchas ocasiones para que comiencen a desarrollarlo lo antes posible.
Vía Think1.tv

23 julio 2014

Espíritu de... equipo

Espíritu de... equipoHace un tiempo fui a una charla donde una de las ponentes decía que el mundo de la empresa estaba cambiando y que lo que se buscaba ahora eran personas con buen nivel académico, pero lo que más peso tendrá a la hora de la contratación será la capacidad de trabajar en equipo (empatía, gestión emocional, resolución de conflictos…).

Días después me surgió la siguiente pregunta: ¿qué espíritu de equipo podemos aportar los seguidores de Jesús a los grupos humanos (familiares, amistad, laborales…) de los que somos parte?

Un espíritu de equipo donde se capacita a las personas, se cree en ellas y se les ayuda a sacar lo mejor que tienen. Todos estamos llamados a brillar, que no a deslumbrar. (Parábola de los talentos. Mt 25, 14-30).

Un espíritu de equipo donde seamos capaces de librarnos de nuestros egos personales (miedos, afán de protagonismo, poder…) y busquemos el bien común. San Pablo escribe que estamos llamados a ser personas libres (Ga 5, 13).

Un espíritu de equipo donde se tienen en cuenta los momentos personales y se da respuesta a ellos (Tuve hambre y me distéis de comer, tuve sed y me distéis de beber. Mt 25, 31-46).
Sigue leyendo en Pastoral Sj

Educar para SER

Es el mayor reto que hoy tiene la educación. Y no deja de ser difícil, porque una y otra vez se ha definido a nuestra sociedad como la era del consumismo. Educar para ser y no para tener puede resultar una tarea titánica, pero es la que da respuesta a las necesidades reales de la persona, cuyo valor no depende nunca de lo que posee, del efectivo de su cuenta bancaria, de lo que es capaz de consumir, sino que está vinculado a lo que le define, a su esencia, a su ser persona.
Educar para ser es educar para la felicidad, para sacar de cada uno su mejor "yo", para ayudarle a desarrollar todas sus Inteligencias y posibilidades, para facilitarle el descubrimiento de que la felicidad radica en la entrega de uno mismo, porque hay mucha más alegría en dar que en recibir (Hechos, 20,35)
Sigue leyendo en Think1. tv

22 julio 2014

Espíritu de... sabiduría

Espíritu de... sabiduría
Una sabiduría solo al alcance de los sencillos, de quienes no se las saben todas, y están abiertos a aprender toda la vida. Una sabiduría hecha a la medida de quienes se atreven a preguntarse, y a la vez, buscar repuestas. Ese Espíritu que se nos cuela por las rendijas de la vida de cada día, y nos enseña a mirar más allá de lo evidente, descubriendo el fondo de las cosas, y ver quizá, detrás de ese rostro dolorido, ese deseo profundo de ser amado. Espíritu de sabiduría que nos enraiza en la más genuino de nosotros mismos, sacando de cada uno esa bondad, que nos hace salir de nosotros mismos, de nuestros miedos y miradas recortadas por las prisas y los éxitos. Bendita sabiduría que nos hace apuntar alto, levantando la mirada y abriéndonos a horizontes nuevos.

Un Espíritu de Sabiduría que nos alienta a entrelazar nuestras vidas con nuestros hermanos los hombres, los pequeños y olvidados, conjugando con ellos nuestras vidas. Escuchando la voz de quienes más nos necesitan. Contemplando la vida que se nos regala cada día en mil gestos y detalles. Acogiendo a quienes se acercan buscando esa mano amiga. 
Sigue leyendo en Pastoral Sj

Salir de la "Zona de confort"

Los Medios de Comunicación nos han repetido tantas veces las ventajas del confort, la necesidad de buscar la mayor comodidad; diversos anuncios nos han querido hacer creer una y otra vez aquel curioso slogan "trabajamos por usted" - inverosímil, pero "por si cuela.." - que corremos el riesgo de que se no vaya olvidando que nada se consigue sin esfuerzo y de que es preciso salir de la zona de confort.
La vieja ley del mínimo esfuerzo no lleva a ninguna parte, a no ser que lleve a la mediocridad. El trabajo duro, el empeño, la constancia - aunque a veces tengan mala prensa - son los que hacen ir hacia delante y conseguir objetivos.
Verano o invierno, cerca del mar o en plena montaña, en el centro de la ciudad o en una casa de campo quien quiera obtener resultados ha de optar por salir de la zona de confort, que no deja de ser un estado de la mente.
Son muchas y muy variadas estas zonas, cada cual conoce las suyas. Sin olvidar que todas las posturas cómodas, a la larga resultan incómodas.
Claro que es legítima la comodidad, pero es urgente ser conscientes y educar en la alerta a no permanecer en la zona de confort, porque ralentiza, amodorra y paraliza. Es una zona peligrosa de la que hay que salir, y hay que ofrecer estrategias a los alumnos para que sepan salir de ella.
También en vacaciones.
Vía Think1.tv

21 julio 2014

"Dejar salir antes de entrar", la lógica del Corazón de Jesús

"Dejar salir antes de entrar", la lógica del Coraz...El “dejar salir antes de entrar” resuena como una musiquilla constante en la cabeza de muchos cuando nos encontramos frente a una puerta en plena efervescencia de paso. Una norma de educación urbana que, en casa y colegio, se nos repetía cotidianamente con el ánimo de no interrumpir el ir y venir de la gente en el umbral de una puerta.

Sin embargo, a medida que uno va avanzando en el camino de la fe, interiorizando determinadas experiencias, dejándose tocar y acogiendo con ojos confiados la realidad que nos envuelve, esa frase pasa de ser una simple regla de cortesía a convertirse en el fundamento de toda experiencia espiritual, comenzando por la que el propio Dios realiza, por pura iniciativa suya, y en la que se condensa el mensaje del Corazón de Jesús. Una festividad quizás hoy un tanto olvidada, tal vez edulcorada en exceso, pero una festividad que contiene el mensaje fundamental de nuestra historia de Salvación.
Sigue leyendo en PastoralSj

Un poco de dificultad...

Lo he leído en una antigua leyenda medieval y me ha sorprendido su actualidad.
En un Congreso especializado de "hadas madrinas", preocupadas por el infortunio de todos sus ahijados, decidieron poner en común cuáles habían sido los regalos que les hacían, que, a pesar de ser tan costosos, no habían conseguido darles la felicidad. Desoladas, porque ni la belleza espectacular, ni la fortuna, ni la fama, ni el honor, ni las grandes posesiones regaladas les habían hecho felices, ya iban a clausurar el congreso dándose por fracasadas, cuando intervino una hada muy sencilla que se limitó a decir "pues mis ahijados han sido todos más o menos felices". Sorprendidas y de mal humor, le respondieron "Ah, ¡si? y qué les regalas para que así sea?" La respuesta todavía las dejó más sorprendidas. "Un poco de desgracia, un poco de dificultad"
No ahorremos esfuerzos, no suprimamos dificultades a nuestros alumnos, a nuestros hijos, porque, tal vez, al hacerlo les estamos impidiendo ser felices.
Vía Think1.tv

20 julio 2014

Responder sin leer, contestar sin escuchar


Puede ser interesante, como ejercicio surrealista, dedicarse a enviar y enviar correos sin atender a la conversación. Sería como poner a dos personas a simular un diálogo en el que cada cual se escuchara solo a sí mismo pero respetara amablemente las pausas, los turnos e, incluso, pudiera hacer movimientos de cabeza aleatorios en forma de asentimiento o disensión. En clase seguro que alguna vez, cuando se nos va el santo al cielo, nos hemos visto en algo parecido. O en alguna conversación más privada y personal, también.
Hay palabras e intercambios en las que no pasaría nada si esto fuera así siempre. Unos quieren desahogarse, sin más. Otros desean descansar en lo suyo, sin escuchar. Hay personas que hablan para elaborar lo que piensan, sin mayor necesidad. Ninguno de los dos se requiere todavía realmente con verdadera humana dependencia.

La dependencia entre las personas comienza en la palabra.

Otras conversaciones requieren, sin embargo, de las dos personas para su buen y feliz final, para la consecución de su objetivo. Entonces es desesperante verse poco escuchado, mal comprendido, torcidamente interpretado, irrespetuosamente ignorado.

Siempre pienso, lamentablemente muchas veces después de actuar cuando no queda otra opción más allá del arrepentimiento y el perdón, que hay que asegurarse y verificar qué estamos escuchando, qué quiere decir, de qué estamos hablando. Y me vuelvo a insistir en este punto. Quizá sea, de entre las preguntas que conozco, la verdadera pregunta. La cuestión sobre la realidad, la interrogación sobre nosotros mismos en el mundo, sobre aquello que acontece, sucede, provoca, evoca, luce. ¿Qué hay ahí, que no he puesto yo?

El derecho a la legí­tima defensa

El embajador de Israel ante la Santa Sede comparte las perspectivas de su Gobierno sobre el Conflicto de Gaza


Imagine su ciudad natal bajo el fuego diario de misiles mortales. Imagine a sus hijos caminando a la escuela cuando una alarma suena dándoles solo 15 segundos para encontrar refugio. Quince segundos que pueden marcar la diferencia entre la vida o la muerte. Imagine su casa despedazada por un misil, su coche explotado o su escuela infantil destrozada por la metralla.

Esta es la pesadilla que 3,5 millones de personas en Israel han tenido que vivir desde mediados de junio. El bombardeo de Hamas en Israel ha sido dirigido, indiscriminado e implacable, contra civiles.

Israel esperaba que la retirada de la Franja de Gaza en agosto del 2005 supondría el fin de la violencia que allí emanaba, y creara una oportunidad para la paz. En lugar de ello, Israel ha sufrido dentro y fuera con misiles y los ataques con cohetes contra su población civil.

Los recientes ataques iniciados por Hamas obligaron a Israel a defenderse a sí mismo a través de la "Operation Protective Edge". Desde entonces, más de 1.000 misiles han sido lanzados contra Israel dirigidos deliberadamente contra objetivos civiles. Alrededor de 800 de esos misiles golpearon Israel, y aproximadamente 200 fueron interceptados por el sistema de defensa antimisiles. El 40 por ciento de la población israelí vive ahora bajo la amenaza constante de los misiles. Las sirenas en las últimas semanas han sonado incesantemente y entran con fuerza en la vida de millones de personas que han interrumpido sus oraciones, trabajo, estudio, comidas: todo tenía que parar ante este sonido.

Sigue leyendo en ZENIT

19 julio 2014

RENOVACIÓN DE VOTOS DE ARISLEIDA RINCÓN, en SANTIAGO DE LOS CABALLEROS

El pasado miércoles 17, Arisleida Rincón, renovó sus votos temporales en nuestra Congregación por dos años. En el marco de los Ejercicios Espirituales, en la Comunidad Nuestra Señora de la Esperanza, hizo votos de pobreza, castidad y obediencia ante las Hermanas y laicos que están de retiro con Jesús Zaglul sj, en Santiago de los Caballeros. Arisleida, que actualmente vive en la comunidad de Guachupita (Santo Domingo), compartió su entusiamo, su alegría, su entrega generosa, su vitalidad, UNA MUJER DE GRANDES DESEOS, y pidió al Señor la gracia para compartir y ofrecer esa entrega que le sale de las entrañas. GRACIAS, ARISLEIDA!