26 julio 2009

CONJUGAR el VERBO "HAMBRE"

Partir, compartir, sumar, multiplicar… Verbos que nos sugiere el evangelio de este día. Conjuguemos el verbo "comer" y veamos si pensando en todo el planeta podemos pronunciar la tercera persona del plural.
José Luis Garayoa, agustino recoleto misionero en Sierra Leona, escribe: Nuestros niños tienen hambre, hambre crónica. Les saludas y te matan con una sonrisa abierta, espontánea, limpia… Y te sientes mal, y comienzas a conjugar mentalmente otro tiempo del "hambre", “yo he comido, tú has comido, él ha comido, nosotros hemos comido, ellos no han comido…”
En el evangelio de este domingo lo importante no está en la multiplicación sino en el compartir el pan y la pobreza. Pueden llamarnos la atención las pegas que ponen los discípulos. Dios multiplica a partir de lo que tiene. La lógica de Dios funciona de forma diferente a la nuestra. Si queremos tenerlo todo previsto para comenzar a hacer algo entonces difícilmente podremos entender el álgebra de Dios, pues mientras nosotros nos rompemos la cabeza pensando en sumar y restar, Él está pensando en multiplicar lo que tenemos, sea mucho o poco. Nosotros nos calentamos el coco pensando en lo que no tenemos. Él, sin embargo, sabe sacar partido a lo que tiene aunque no sea aparentemente demasiado.